Blog

¿Qué es la pirámide de Maslow y cómo se aplica en publicidad?

Publicidad Digital

¿Qué es la pirámide de Maslow y cómo se aplica en publicidad?

La Pirámide de Maslow es una teoría motivacional psicológica que se forma graduando todas las necesidades y las motivaciones de los clientes. La pirámide se encuentra dividida en 5 niveles desde abajo hacia arriba. Estos se ordenan de manera jerárquica según las necesidades humanas que atraviesa toda persona.

La Pirámide de Maslow, también conocida como jerarquía de las necesidades humanas, es una teoría propuesta por Abraham Maslow en 1934. Maslow formula una serie de necesidades humanas y defiende que, conforme se satisfacen las más básicas, los seres humanos desarrollan más necesidades y deseos más elevados.

¿Cómo se maneja la Pirámide de Maslow?

El manejo de la Pirámide de Maslow se describe en un orden de prioridades lógicas para las necesidades frente al consumidor. Lo principal es cubrir las necesidades más básicas, para después poder satisfacer las más avanzadas en la jerarquía.

Esta pirámide se creó para estudiar la motivación de compra de los consumidores frente a los diferentes tipos de necesidades. Abraham Maslow clasifico todas las necesidades humanas en 5 niveles:

  1. Fisiológicas: descanso, agua, alimento, entre otras.
  2. Seguridad: estabilidad personal, estabilidad en el puesto de trabajo y más.
  3. Afiliación: amor, interacción, necesidad de relacionarse, de pertenecer a un grupo social, etc.
  4. Reconocimiento: sentirse querido por los demás y por uno mismo. 
  5. Autorrealización: alcanzar metas, cumplir objetivos, capacidad de superación y vencer obstáculos, entre otras.

Esta pirámide es una teoría psicológica que organiza jerárquicamente las necesidades y motivaciones de cada individuo. Primero se satisfacen las más básicas para luego ir cambiando a los siguientes tipos de necesidades. Todo en un orden escalonado para ir ascendiendo cada vez un poco más. La pirámide fue creada con el fin de estudiar la motivación frente todos los tipos de deseos insatisfechos.

Principales necesidades

Todos los seres humanos, al igual que las empresas, tienen necesidades que satisfacer. Sabemos que todas las necesidades ya existen. Sin embargo, para satisfacerlas se crean en forma permanente nuevos productos y servicios, que son cada vez más sofisticados.

El mundo en el ámbito empresarial, se basan en el deseo y la carencia para desarrollar las relaciones con todos los clientes. En mayor o menor medida, el desear es fundamental para el ser humano y cualquier persona o compañía. Lo primordial es averiguar qué desean los clientes. A partir del deseo se abre la sensación de carencia.

La carencia es el reconocimiento de los clientes de que hay algo que no poseen pero que quiere poseer. De este modo, ya conocemos la combinación perfecta: la sensación de que nos falta algo pero con la opción de tenerlo. En general, en el mundo de de la publicidad se trabaja en generación del deseo de posesión unido a la sensación de carencia.

Las necesidades siempre van estar presentes en la Pirámide de Maslow. Solo queda estimularlas para que todos los clientes se interesen en comprar. La forma de hacerlo es generando el deseo de posesión. Todos los clientes tienen necesidades, mejor o peor satisfechas.

Elementos determinantes del comportamiento

En la Pirámide de Maslow, todos los seres humanos tienen necesidades que desean satisfacer. Así mismo, todas ellas dependen de los elementos que determinan el comportamiento del consumidor. Por lo que podemos definir la motivación como el comportamiento destinado a realizar una determinada acción como comprar o recibir la prestación de un servicio. Cuentan con 4 elementos principales:

  1. Culturales: creencias, valores, conocimientos y costumbres de los grupos de personas.
  2. Sociales: consta de 2 grupos de referencia.
  3. Grupos de pertenencia: aquellos de los que uno forma parte, tales como la familia, amigos, u otras relaciones más o menos íntimas .
  4. Grupos de no pertenencia: son los grupos a los que te gustaría pertenecer.
  5. Personales: estilo de vida, edad, puesto de trabajo, personalidad, autoimagen y mucho más.
  6. Psicológicos: dependen de las características de la personalidad de cada uno.
  7. Motivación: es lo que nos impulsa a adquirir un producto.
  8. Aprendizaje: conocimientos que se adquieren de las experiencias.
  9. Actitud: respuestas a los estímulos.
  10. Percepción: es el modo en el que un individuo recibe a través de sus sentidos las imágenes, impresiones y sensaciones externas.  

Si querés es motivar a alguien a comprar algún producto, primero debés conocer la Pirámide de Maslow. Así sabrás cuáles son las necesidades que necesita satisfacer y podrás ofrecerle un producto que las cubra.

¿Tenés alguna duda? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡CONECTATE!

Sé parte de la #VERDADDIGITAL

Recibí GRATIS contenidos de marketing y venta digital diseñados especialmente para vos.
No compartiremos tus datos personales con terceros.