Blog

Resiliencia empresarial

Negocios Digitales

Resiliencia empresarial

Para tener una compañía, hay que estar preparados para afrontar imprevistos y adversidades que pueden afectar severamente la cotidianidad de la empresa. Por lo tanto, y tomando en cuenta este contexto de posibles problemas, se nos presenta el concepto de resiliencia empresarial. Este se refiere a la capacidad de saber sobrellevar situaciones difíciles.

En el universo empresarial, podemos ver que las situaciones de crisis también pueden ser ampliamente aprovechadas. Y es justamente a eso lo que se refiere la idea de resilencia. Pero para lograrno no basta con solo saber superar los inconvenientes, también tenemos que aprender de ellos para volvernos más fuertes.

A continuación, vamos a darte algunos consejos para aumentar la resiliencia entre tus trabajadores, para así lograr que el día a día sea más ameno.

Los 5 consejos para mejorar la resiliencia empresarial

La resiliencia es una virtud que se puede aprender y trabajar con el tiempo. Es importante tener en cuenta que no todos son naturalmente resilientes, por lo que a muchos el concepto les puede parecer complicado.

Si sentís que vos sos una de esas personas, o creés que a tus empleados no se les hará fácil adoptar esta actitud, te invitamos a conocer estos cinco consejos, enfocados en marketing y ventas, que te ayudarán a fomentar un estilo de vida laboral resiliente. ¡Empecemos!

resiliencia empresarial

1.    Ser capaz de improvisar en la resiliencia empresarial

La resiliencia te permite ser flexible y actuar según la ocasión. Por lo tanto, saber improvisar es una de las características que no puede faltar.

2.    No derrumbarse ante la presión

Los profesionales deberán afrontar muchos problemas diferentes. No es un secreto que con un gran cargo viene una gran responsabilidad. Por ello, los líderes de departamento deben absorber la presión y convertirla en algo natural. Y aquí es donde entra en juego la resiliencia profesional para convertir en positivo todos los elementos que trae consigo la presión.

3.    Sentirse capaz de resolver los problemas

Ningún directivo puede decir que está a salvo de sufrir una crisis, de esas que afectan severamente a las empresas. En un momento difícil, el líder resiliente tiene que demostrar su capacidad para mantener la calma, al mismo tiempo que busca soluciones alejadas de la desesperación, el estrés o la angustia.

4.    Ser previsor

Esta habilidad te ayudará mucho a ampliar tu resiliencia, ya que si ves venir los cambios con algo de tiempo, podrás aceptarlos y adaptarte a ellos.

5.    Tener un ambiente laboral agradable

El trabajador resiliente debe lidiar con el estrés habitual de cualquier ambiente laboral. Ser sociable y tener buen sentido del humor ayuda a aligerar las preocupaciones. Reírse de los errores y aprender de ellos es una actitud que identifica a un equipo feliz, animado y eficiente. Definitivamente, ser resiliente es una actitud que, llevada al ámbito laboral, ayuda a lograr eficazmente los objetivos empresariales.

resiliencia empresarial

¿Cómo debería ser el día a día en la resiliencia empresarial?

Laboralmente, es fundamental que los empleados desarrollen una personalidad resiliente, pero para llegar allí la compañía debe incluir esta característica a su cultura empresarial. Dean Robb, autor y conferencista, afirma que las compañías resilientes son notorias por su “capacidad de crear y disolver estructuras, proporcionar seguridad en medio del cambio, gestionar las consecuencias emocionales del mismo, y aprender, desarrollarse y crecer ante las dificultades”.

Una empresa resiliente puede identificarse gracias a su habilidad de crear y disolver estructuras con facilidad y seguridad. Asimismo, está en capacidad de gestionar adecuadamente los momentos de crisis e imprevistos. Estas compañías dan mucha prioridad al trabajador y no se dejan llevar demasiado por las cuestiones burocráticas. Esta actitud se debe a que son conscientes de que la productividad y la eficiencia de su empresa dependen de los empleados, no de los burócratas.

La comunicación también es de suma importancia. Los ambientes laborales resilientes necesitan fortalecer los vínculos entre los empleados. ¿Pero cómo lograrlo? La manera más fácil de hacerlo es estableciendo límites. Cuando nadie se propasa con los otros, se asegura la cooperación, la convivencia y el respeto mutuo.

Igualmente, sugerimos hacer un seguimiento constante a la actitud de los trabajadores, para saber cuáles son sus opiniones sobre la compañía y la forma en la que esta gestiona sus momentos de dificultad mediante la resiliencia empresarial.

¿Tenés alguna duda? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡CONECTATE!

Sé parte de la #VERDADDIGITAL

Recibí GRATIS contenidos de marketing y venta digital diseñados especialmente para vos.
No compartiremos tus datos personales con terceros.