Blog

¡Recibí las últimas novedades de la Academia!

¿Qué son las muletillas del lenguaje y cómo eliminarlas?

Negocios Digitales

¿Qué son las muletillas del lenguaje y cómo eliminarlas?

¿Sabes cómo afectan las muletillas el discurso de un vendedor? Enterate cómo hacer para eliminarlas en esta nota.

¿De qué se tratan las muletillas del lenguaje?

El DRAE o Diccionario de la Real Academia Española define muletilla como “voz o frase que se repite mucho por hábito“. Es decir, es una palabra o una frase innecesaria que se repite en una conversación, por costumbre o como apoyo al hablar. El concepto de “apoyo” proviene del alemán: Krücke significa muleta.

“Bueno”, “este”, “em”, “tipo”, son ejemplos de muletillas. Por ejemplo, seguro estuviste en alguna clase en la universidad o en un workshop donde algún profesor terminaba cada párrafo con un “¿me explico?”. Y seguramente te generó incomodidad, no precisamente confianza.

El problema de las muletillas

Si bien las muletillas se usan como un apoyo a la hora de expresarnos, la realidad es que empobrecen nuestras conversaciones. Son expresiones innecesarias, comodines: no aportan mucho significado. Como sirven para todo, finalmente, terminan no sirviendo para nada.

No hay que confundirlas con las palabras o frases que utilizamos para darle a entender al interlocutor que el canal de comunicación sigue abierto. Las muletillas, en cambio, no están dirigidas al oyente.

Lo único que percibe el oyente es que el interlocutor no tiene claro lo que quiere decir, y necesita apoyarse en frases o palabras vacías de sentido. Por eso, las muletillas hacen que nuestro discurso pierda confianza. Y eso es indispensable para un vendedor experto.

¿Qué son las muletillas del lenguaje y cómo eliminarlas?

El poder de la oratoria para los vendedores

La oratoria es el arte de comunicarnos, es poder expresarnos, a través del lenguaje verbal y no verbal para llegar a los demás de manera eficaz. Todos podemos hablar y comunicarnos, pero poder entrenar el arte de hablar bien es lo que nos convierte en buenos oradores.

El discurso siempre fue muy importante para un vendedor. Hasta para el vendedor tradicional, que lo único que tenía que hacer era hablar, hablar y hablar, ya que lo único que quería era vender. Hoy en día la situación cambió, los clientes cambiaron y los vendedores tenemos que cambiar también.

Por eso, tenemos que entender que, al día de hoy, lo crucial como vendedores no es hablar hasta que el cliente se maree y compre. En el nuevo paradigma de las ventas, lo que importa es el cliente.

Desde el primer contacto que hace el cliente con nosotros, tenemos que demostrar con nuestro discurso que sabemos escuchar. Esto es lo que se conoce como escucha activa. Es decir, saber hacer silencios, saber callar y hacer preguntas son fundamentales a la hora de averiguar qué necesita el cliente y cómo ayudarlo.

Resumiendo, lo importante del discurso de un equipo de ventas es que pueda trabajar la empatía a través del discurso, pero también la elegancia.

Un mensaje que no es elegante, por ejemplo, es un discurso plagado de muletillas. Se convierte en un discurso muy molesto para el receptor, poco prolijo y que no inspira confianza. Por eso, tenemos que hacer lo posible por eliminarlas de nuestro discurso.

¿Qué son las muletillas del lenguaje y cómo eliminarlas?

¿Cómo eliminar las muletillas de nuestro discurso?

Estamos convencidos de que las muletillas son nocivas para el discurso de cualquier vendedor. Por eso, hicimos una lista de algunos consejos útiles para que puedas eliminarlas de tu lenguaje definitivamente.

1. Practicar, practicar, practicar. En primer lugar, la práctica hace a la perfección. Una buena manera de practicar es armarte un guión, y repetirlo hasta el cansancio. No de memoria, sino siguiendo algunas pistas claves.

Cuando ya lo tengas praticado frente al espejo, un buen consejo es que te sueltes un poco más y grabes un mensaje de voz diciéndolo un poco más coloquialmente. Así, cuando lo escuches, presta especial atención a las palabras que repetís cuando no estás concentrado. Escucharse a uno mismo es muy importante.

2. Exagerar las pausas. Aunque no lo creas, el poder de saber callar tiene un impacto increíble. Que tu desafío sea seguir adelante solamente cuando la siguiente palabra que salga de tu boca no sea una muletilla.

Quizás parezca que estas esperando una eternidad, pero te prometemos que no será tan largo para tus oyentes. Después de un tiempo de práctica, las pausas se van acortando.

3. Proyectar la voz. Recordá utilizar un tono de voz alto y uniforme. Si proyectas la voz, eliminas la tendencia de agregar muletillas sonoras como “mmm” o “este”, y lo hacés mas atractivo para tu auditorio.

4. No enfocarse en lo negativo. Si estas todo el tiempo pensando que vas a decir muletillas, probablemente lo hagas. En lugar de eso, enfocate en lo positivo. Tené en cuenta tus progresos, son importantes.

Eliminar las muletillas solo toma un poco de esfuerzo extra. Pero aumentará tu credibilidad, tu mensaje será claro y sin distracciones. Esas características se traducen en más y mejores ventas.

¿Tenés alguna duda? ¡Dejanos tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscribite a nuestro Newsletter!

Y recibí en tu casilla de correo todas las novedades sobre Marketing y Venta Digital de la Academia.